HISTORIA

  • 0 Respuestas
  • 390 Vistas

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado
Manager Damned Worlds
Karma 7
372 posts Desconectado

  • Manager
  • *
  • Mensajes: 372
  • Karma: 7
  • Imagen: http://i.imgur.com/LAqIqbK.png

HISTORIA

  • en: 05 de Septiembre de 2017, 07:35:56

Historia

Many years ago, before the story begins as we know it

Existe una leyenda que relata el conflicto en un mundo lleno de seres corruptibles que desconocían la ideología del equilibrio. Y aunque parezca difícil de creer, es esa misma leyenda la que determina el funcionamiento de nuestro mundo actual:

Al inicio se encuentra Dios, el creador de la tierra y todo lo existente en el universo. Como entidad benevolente dejó que los humanos habitaran en la tierra mientras que, a sus creaciones más poderosas les concedió otro plano superior y ajeno a toda tentación o pecado, al que llamó el Edén. Pero no todo resultó como Él esperaba…
Dentro del Edén existía la armonía y en la tierra sólo había caos a causa de que los humanos eran más torpes y débiles. Es por ello que Dios decidió ayudarles con el fin de que su vida mejorara.

Es aquí dónde miramos al Cthaeh (pronunciado como K´tae) un árbol que solo existía en el Edén y cuyo fruto brinda un poder ajeno a las habilidades de cualquier ser que lo consumiera. Así pues, el creador de todo decidió destinar este fruto a los humanos, pero no a todos.

Dios no confiaba del todo en los humanos, él los conocía por completo y sabía que su naturaleza era pasional e impulsiva, bondadosa y malvada. Es por ello, que encomendó a los Amyr; sus criaturas favoritas y más confiables, la labor de elegir a los humanos merecedores del fruto de Cthaeh.

El deber de los Amyr era simple: tomar el fruto y dejar caer el elixir sobre los humanos más puros y de corazón bondadoso con el fin de que estos ayudaran a establecer la paz en la tierra, convirtiéndose así en un Elegido. Sin embargo, a pesar de la naturaleza justa y sabia de los Amyr, la responsabilidad fue tan tentadora y el poder tan seductor, que la ambición les cegó al punto de olvidar su misión principal, llevándose con ellos y solo para ellos el elixir del gran árbol.

Años y años transcurrieron antes de que los viejos sirvientes de los Amyr: los Ungidos, incrédulos de la corrupción de sus amos, se revelarán de la esclavitud en que vivían y decidieran regresar el equilibrio a las cosas. Se vivió un periodo oscuro… si bien la desventaja era mucha, la voluntad de los Ungidos fue recompensada por Dios, quien les ayudó a destituir a los Amyr de sus poderes y habilidades especiales para eliminar la gran ventaja existente y asegurar su derrota que terminó en destierro y castigo.

Así, con la ilusión de orden y una paz más frágil de lo que cualquiera pudiese imaginar, los Ungidos asumieron la labor abandonada por sus antiguos Amos, bendiciendo a todo aquel humano que creían merecedor del fruto. Mientras que los Amyr, despojados de sus poderes e indefensos cual mortal en apariencia, se escondieron entre los humanos con sed y solo una cosa en mente: destruir a los Ungidos a través de su ejercito de humanos vulnerables, cuyos sueños de grandeza son alimentados por la sangre de los Amyr y una falsa promesa de inmortalidad, ellos… quienes se hacen llamar a sí mismos los Cazadores.

¿Será cuestión de tiempo antes de que la frágil paz se rompa?
¿Viviremos lo suficiente para presenciar una guerra más? Sí, pues somos una pieza más en el plan divino de un ser que se ha desentendido de nosotros. Ha llegado la hora de elegir ¿De qué lado estás?

« última modificación: 26 de Octubre de 2018, 23:55:04 por Damned »